ENTRENAMIENTO: DÍA A DÍA Y A LARGO PLAZO

El entrenamiento de la condición física del deportista supone una parte muy importante de su rendimiento, compartiendo protagonismo con la nutrición, el descanso y al entrenamiento mental.

Todos estos cuidados aportan infinidad de beneficios a la carrera deportiva, empezando por tener un vida ordenada y generando hábitos diarios, manteniendo o mejorando continuamente el rendimiento deportivo y creando una disciplina para llevar a cabo en cualquier circunstancia.

El entrenamiento individualizado responde a las necesidades físicas específicas del jugador, trabajando sus déficits (previniendo lesiones) y potenciando sus capacidades fisicas, independientemente de el equipo en donde juegue, ayudándole a mantener un método de trabajo durante toda su carrera.

Nadie asegura resultados, pero hay grandes probabilidades de que una carrera deportiva dure tanto como el deseo del deportista de seguir jugando. Y, para ello, la nutrición, el descanso y el trabajo mental  harán el resto, completando un estilo de vida adecuado, que esté a la altura de un profesional del deporte. Sin dejar al azar ninguna de las variables de las que depende el rendimiento.

Para mí, no existe una vida mejor o peor como deportista. Existe una única forma de vivir el DEPORTE. Es un estilo de vida.