BENEFICIOS DEL ENTRENAMIENTO FUNCIONAL

La búsqueda de un modelo de trabajo y de entrenamiento que respondiese a las necesidades de los deportistas ha ocupado -y sigue ocupando- gran parte de mi carrera profesional. Durante este proceso de evolución, una de mis prioridades ha sido preparar ejercicios simples y adaptados a los movimientos utilizados por cada uno de los deportistas en sus respectivas disciplinas. ⠀

La simplicidad de los ejercicios y una selección de material muy accesible para cualquiera de ellos me ha concedido la suficiente libertad para llevar a cabo mi trabajo, independientemente de las circunstancias, pudiéndome adaptar a ellas sin perder de vista los objetivos previamente marcados. ⠀

El resultado de este método de entrenamiento es la mejora del control motor, del centro del cuerpo y su conexión con las extremidades, desarrollando una estabilidad articular que consigue realizar movimientos más coordinados, efectivos y fiables. Así, disminuyen las probabilidades de lesión, aumenta la eficiencia (crece la velocidad de ejecución y se reduce el gasto energético) y, como consecuencia, se optimiza el rendimiento deportivo. ⠀

La base del trabajo es común a cualquier deportista, independientemente de su disciplina, para más adelante pasar de lo común a lo concreto, desarrollando las capacidades físicas específicas en función de las necesidades del deporte.